Al menos 17 muertos por la ola de frío que azota el noreste de Afganistán

Un hombre limpia la nieve en Kabul, capital of Afghanistan.

Al menos 17 personas murieron en las últimas 24 horas por bajas temperaturas y enfermedades respiratorias causadas por la ola de frío que golpea el noreste de Afganistán, informó este domingo el Ministerio de Salud Pública de los talibanes.

“Debido al clima frío y las enfermedades respiratorias, 17 de nuestros compatriotas han perdido la vida” en el área de Pamir Kalan, situado en la provincia nororiental de Badakhshan, indicó a la prensa el portavoz del Ministerio de Salud Pública afgano, Sharafat Zaman.

Un equipo médico procedente del vecino Tayikistán se desplazó a la zona con recursos para atender a los afectados por las bajas temperaturas en la región, agregó Zaman.

Ubicada en el corredor de Wakhan, Pamir Kalan es una de las áreas más remotas y frías de Badakhshan, a la que solo se puede acceder a través de Tayikistán.

Las muertes por el frío son habituales en el conflictivo país asiático, debido a la escasez de infraestructuras y servicios básicos, así como a la baja calidad de las viviendas, a menudo simples tiendas de campaña en el caso de los más desfavorecidos.

A ello se suma la crisis humanitaria desatada en el país tras la llegada de los talibanes al poder en agosto de 2021, que derivó en la suspensión de los envíos de ayuda, asistencia financiera y acceso a las reservas internacionales.

Esto dejó a los talibanes con limitados recursos para impulsar el país, suministrar alimentos y servicios mínimos a una población ya muy empobrecida.

Gran parte del territorio afgano está surcado por la enorme cordillera del Hindu Kush y registra temperaturas extremas durante el invierno.

EFE