El alarmante tira y afloja en torno a una central nuclear ucraniana

Una vista muestra la central nuclear de Zaporiyia desde la ciudad de Nikopol, en medio del ataque de Rusia a Ucrania, en la región de Dnipropetrovsk, Ucrania el 7 de noviembre de 2022 (Reuters)

 

Saquear una nevera es fácil; basta con cargarla en un camión. Saquear una central nuclear es mucho más complicado y peligroso, como han descubierto los merodeadores de Vladimir Putin. En marzo lanzaron un temerario tiroteo para apoderarse de Zaporiyia, en el sur de Ucrania, la mayor instalación nuclear de Europa. La capturaron, y ahora Rusia reclama su propiedad. Por pura suerte, el bombardeo no provocó un accidente nuclear.

Por The Economist

Traducción del inglés al castellano por Infobae

Desde entonces, los rusos han intentado, mediante la intimidación, el sabotaje y la violencia, ejercer el control técnico y administrativo de la planta, con un éxito sólo parcial.

Zaporiyia suele suministrar el 20% de la electricidad de Ucrania, pero, al encontrarse cerca de la línea del frente, sus seis reactores están parados desde septiembre. Ahora hay unos 500 soldados rusos en el lugar, con sus vehículos blindados escondidos en las salas de turbinas y en búnkeres subterráneos diseñados para albergar al personal en caso de accidente nuclear. Hay más guarniciones en la ciudad cercana ocupada de Enerhodar, donde viven la mayoría de los empleados ucranianos de la planta y sus familias.

“Los rusos utilizan la central como una base militar”, dice Petro Kotin, presidente de Energoatom, la empresa ucraniana de energía nuclear, y antiguo director de la instalación de Zaporiyia. “Entienden que nadie de Ucrania la bombardeará, nadie atacará la planta directamente. Es un lugar seguro para guardar sus vehículos militares y su personal”.

Dado que la central nuclear ya no genera energía, necesita traerla para mantener los sistemas de refrigeración de su combustible nuclear, que sigue caliente aunque los reactores se hayan apagado. Pero el suministro a la central se ha cortado repetidamente, provocando cinco apagones completos, el último del 3 al 5 de noviembre. Se han utilizado generadores de reserva, que el Sr. Kotin califica de “última línea de defensa”, pero las existencias de gasóleo son limitadas.

Los rusos han querido conectar la planta de Zaporiyia a la red de Crimea que controlan, para robar la electricidad ucraniana. Pero no han podido hacerlo debido a los daños en las subestaciones eléctricas causados por los combates. “Ahora mismo, parece que no van a hacer más intentos de reconexión”, dice el Sr. Kotin. “Están atascados”.

Incluso si los reactores se conectaran a la red de los rusos, tendrían que ser reiniciados. Cuatro de los reactores de la central están en parada “fría” y dos en parada “caliente”, lo que significa que siguen funcionando, pero a un calor muy inferior al habitual, capaz de generar vapor para calentar los numerosos edificios de la central, e incluso algo para partes de la ciudad cercana, pero no a presiones lo suficientemente altas como para impulsar las turbinas que normalmente generarían electricidad.

A medida que las temperaturas exteriores comienzan a descender por debajo de cero, se necesita más calor. Habrá que calentar otro reactor para producir más vapor (aunque no energía). Los reguladores ucranianos lo han autorizado; los rusos, que también tienen sus propios técnicos nucleares in situ, han dicho que no.

Los cerca de 3.000 empleados ucranianos que aún permanecen en la planta han estado trabajando bajo la constante intimidación que conlleva la ocupación. “Para agravar la situación, ahora también se enfrentan a instrucciones contradictorias sobre el funcionamiento de la planta”, dijo Rafael Grossi, director general del Organismo Internacional de Energía Atómica, en un anuncio reciente. El OIEA tiene cuatro miembros internacionales en la planta. “Al menos tenemos información de esta fuente independiente”, dijo el Sr. Kotin, “pero no pueden hacer nada con estas acciones rusas. Sólo son observadores”.

Al personal ucraniano se le ha prohibido comunicarse con las autoridades ucranianas (que siguen pagando sus salarios) y se le está intimidando para que firme un contrato con una agencia energética rusa de reciente creación en el territorio recién ocupado. Los rusos ofrecen altos salarios y primas a los que firmen, pero el Sr. Kotin dice que sólo lo han hecho unos 200.

En los últimos meses, los rusos han secuestrado a tres altos cargos; dos de ellos fueron liberados al cabo de varios días, pero siguen en su casa de Enerhodar ocupada, en lo que el Sr. Kotin describe como “un estado psicológico muy malo”. Cuando las autoridades ucranianas intentaron ponerse en contacto con uno de ellos, su familia les dijo que no volvieran a llamar, ya que necesitaba tiempo para recuperarse. Oleh Osheka, encargado del mantenimiento operativo de la planta, lleva más de un mes desaparecido. “No sabemos qué le ocurre”, dijo el Sr. Kotin. “Está detenido. Esperamos que sea liberado. Podría ser torturado”.

El alcalde de EnerhodarDmytro Orlov, afirma que alrededor de 1.000 personas, empleados de la planta y residentes de su ciudad, han sido detenidas por los rusos desde que comenzó la ocupación el pasado marzo. Algunos han sido liberados, traumatizados tras haber sido torturados. Otros han sido asesinados. En mayo, por ejemplo, los rusos dispararon cinco veces a un ingeniero en su casa. Le permitieron ser evacuado a territorio ucraniano, donde los médicos le salvaron la vida. Unas 70 personas siguen en manos de los rusos. El alcalde dice que los rusos se han negado a incluir a estos civiles en las negociaciones regulares de intercambio de prisioneros, “no importa, ignoran todos estos procesos”.

En la ciudad, las condiciones son tensas y sombrías. Sólo quedan unas 15.000 personas, en su mayoría pensionistas que no pueden salir y empleados de las fábricas, de una población de 53.000 habitantes que había antes de la guerra. “Hay una falta parcial de electricidad y el suministro de agua se interrumpe casi constantemente”, dice el Sr. Orlov. Los servicios municipales han seguido funcionando, pero desde septiembre los convoyes regulares que traen alimentos, medicinas y otros suministros desde el territorio ucraniano han sido detenidos por las fuerzas de ocupación.

El Sr. Orlov está ahora fuera de Enerhodar, pero sigue en contacto con los residentes a pesar del peligro que corren si son descubiertos hablando con las autoridades ucranianas. Los residentes informan de que los soldados de la ciudad se han instalado en apartamentos vacíos y a menudo se pasean vestidos de civil. Los rusos, dice el alcalde, evitan llevar vehículos blindados pesados a la ciudad porque saben que los residentes transmitirán su posición a las fuerzas ucranianas. “El movimiento partisano está funcionando”, dice el Sr. Orlov. “Pero entiende que no puedo hablar de ello”.

El Sr. Grossi, del OIEA, ha intentado negociar una zona desmilitarizada de 30 km alrededor de la central; pero tras la retirada de la cercana Kherson, el acuerdo ruso parece improbable dada la importancia estratégica de los reactores. Durante el fin de semana se registraron decenas de explosiones por bombardeos en los alrededores de la central; algunos edificios resultaron dañados, pero no, al parecer, ningún sistema o equipo crítico para la seguridad de la planta. “La situación allí se está volviendo impredecible”, dice el Sr. Kotin. “Probablemente temen un nuevo avance ucraniano”.

El Sr. Orlov afirma que la gente de la ciudad le dice que “la situación está cambiando, los rusos están robando a todo el mundo, saqueando. Se llevan todo lo que ven”. Tal vez, piensa, los rusos están empezando a darse cuenta de que su tiempo en Enerhodar se está acabando.

© 2022, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.